Una señora entró en una pajarería a comprar un loro. El vendedor le aseguró que el loro era capaz de repetir todo lo que oía. A la semana la señora volvió a protestar porque el loro no decía ni una palabra. Sin embargo, el vendedor no mintió. ¿Por qué?

Respuesta
Porque el loro era sordo.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *